Calabacin Relleno De Jamon York Y Queso Al Horno

Para finalizar, verteremos en la sartén los tacos de jamón york mezclándolos con el resto de ingredientes y tendremos listo el relleno para los calabacines. Así, ya vamos a poder comenzar a ponerlo en las cascarillas que hemos vaciado y, por último, cubriremos los calabacines con el queso rallado que hayamos elegido. Podemos agregar también pedacitos de mantequilla sobre el queso a fin de que adquiera una tonalidad dorada. El calabacín pertence a los vegetales más polivalentes que encontramos en la huerta, y es que se puede cocinar de infinitas formas y para cualquier ocasión.

ingredientes

Lo más importante es que la pulpa quede melosa para que se integre con el resto de elementos de la patraña, en un caso así, 2 géneros de jamón, cocido y serrano, y queso. Una vez asados, los calabacines son fáciles de vaciar, solo hay que tener precaución para no romper la cáscara, en la medida en que será después el soporte donde serviremos el relleno. Podemos añadir asimismo pedazos de mantequilla sobre el queso para que adquiera una tonalidad dorada. Sobre el jamón ponemos la pulpa del calabacin que habiamos retirado. Y encima de esta un huevo,la salsa de tomate y las lonchas de queso. Rellena los calabacines con la mezcla, cubre con queso rallado y termina con queso en polvo.

Croquetas De Calabacín

Seguidamente, deberemos picar o machacar la cebolla, añadirle sal y sofreirla en una sartén con aceite de oliva. Cuando la cebolla haya adquirido un tono dorado, agregaremos la carne el calabacín que hemos retirado y troceado en el paso previo, a fin de que asimismo se poche un poco. Mientras que desprende el líquido, vamos batiendo en un bol los huevos con el queso rallado, el colorante, la sal y pimienta. Para comenzar cortamos las puntas del calabacín y lo cortamos. Si tienes picadora, es preferible usarla para confirmarnos el resultado. Hay que ponerlo en un colador y prensarlo para que desprenda todo el líquido viable.

Ubicamos las tiras de calabacín en la bandeja del horno, separadas entre si. Y los metemos al horno, previamente calentado anteriormente, a 190 º a lo largo de 15 minutos. En el momento en que el relleno ya esté frío vamos a pasar a formar los rollos de calabacín. Extenderemos sobre cada lámina una parte del relleno, procurando que quede nivelado y sin llegar hasta el final. Enrollaremos en este momento la lámina de calabacín y vamos a terminar de ofrecerle forma y de este modo vamos a ir repitiendo el procedimiento hasta que tengamos todos y cada uno de los rollitos formados.

Finalmente agregaremos el resto de queso para gratinar sobre la área de nuestros calabacines rellenos. Elige 8 (las mucho más grandes) y cocínalas brevemente en una sartén grande con un chorrito de aceite. Quita las láminas de calabacín de la sartén y resérvalas. A continuación, empanamos los calabacines pasándolos por aceite de oliva y por pan rallado abultado. Ubicamos las tiras de calabacín en la bandeja del horno, separadas entre si.

Calabacín Relleno De Jamón Y Queso Al Horno

En este momento, sécalo con un paño de cocina limpio y ahora lograras empezar cortándolos a lo largo, o sea, en 2 mitades de arriba a abajo. Para ello, vas a deber valerte de un cuchillo afilado y seguro te va a ir mejor apoyarte sobre una tabla de madera. Para iniciar cortamos las puntas del calabacín y lo cortamos.

Lo ponemos en el vaso de la picadora para triturarlo bastante fino, pero sin que llegue a quedar como un puré. En precisamente la misma sartén, añadiendo un tanto más de aceite, vamos a pasar ahora mismo a pochar la cebolla, que hemos troceado finita. Una vez todos los calabacines rebozados los llevamos a hornear con el horno calentado anteriormente a 180ºC (360ºF) con calor arriba y abajo. 3 Una vez todos los calabacines rebozados los llevamos a hornear con el horno calentado anteriormente a 180ºC (360ºF) con calor arriba y abajo . Pasado el tiempo, sacamos la bandeja del horno, y dejamos los calabacines enfriar. Ahora sabéis que a mi, el jamón y el queso me parece la mejor combinación que se ha inventado jamás.

Si hay una verdura que me gusta cocinar y presenciar con ella es el calabacín, sobre todo en el momento de rellenarlo. Autodidacta y apasionada de la cocina, disfruto aprendiendo y preparando novedosas recetas. Espero que os agrade mi blog, donde comparto mi afición a la cocina con todos vosotros. La tortilla de calabacín no debe quedar grosísima, extiéndela bien sobre la bandeja para aplanarla por igual.

adquiera

Volvemos a meter la bandeja en el horno, antes precalentado, a 190º durante 8 minutos. Pasado el tiempo, ponemos el gratinador 15 minutos mucho más, para que se nos dore el pan rallado. Elige 8 (las más grandes) y cocínalas resumidamente en una sartén grande con un chorrito de aceite. Seguidamente, empanamos los calabacines pasándolos por aceite de oliva y por pan rallado grueso.

Garbanzos Con Verduras Al Curry

A fin de que no se nos separe, pinchamos el rollito con un palillo y volvemos a colocarlo en la bandeja del horno. Cuando la saquemos del horno hay que aguardar a que temple o enfríe un tanto para poder manejar la ‘tortilla’ sin que se rompa. Quita el papel de horno con cuidado y mira a conocer qué cara disfrutas mucho más para rellenar por el otro lado. La cara con mejor presentación debe ser la cara ‘aparente’ del rollo de calabacín. Vamos a poner el horno en modo grill y meteremos los calabacines rellenos.

Pica el jamón cocido y el jamón serrano y, en el momento en que la cebolla esté transparente y muy blandita añade a la sartén, rehoga. Saca los calabacines del horno y vacía la pulpa con una cuchara. A continuación, tendremos que picar o triturar la cebolla, incorporarle sal y sofreirla en una sartén con aceite de oliva. Con la asistencia del papel, formamos el rollo bien prensado a fin de que no queden huecos en el centro. Al momento de ser útil el rollo de calabacín, hay que meter nuevamente al horno unos minutos para llevar a la mesa ardiente, cortado en medallones y con el queso fundido en su interior.

Una vez tengamos las barquitas de calabacín las metemos en el horno, a unos 200 ºC, mientras preparamos el refrito. La iniciativa es que la cáscara del calabacín se reblandezca y con ella la carne del mismo que hemos dejado a fin de que el recipiente que hemos creado para echar el relleno tenga consistencia. La parte de las pepitas se desecha, el resto se separa y se corta en trozos pequeños para entonces añadirlo al sofrito del relleno. En el momento en que tengamos hecho el relleno nos dispondremos a sacar del horno las barquitas de calabacín que habíamos introducido con anterioridad. Ahora solo nos quedará meter la fuente al horno, con función gratinador, hasta que el queso se haya fundido y dorado a nuestro gusto. El resto de los calabacines los vamos a utilizar para el relleno, así que los pelaremos y los iremos troceando procurando que queden finitos.

Extenderemos sobre cada lámina parte del relleno, tratando que quede nivelado y sin llegar hasta el desenlace. Sobre el mismo papel de horno ponemos la base y la vamos rellenando con el queso en lonchas y después con el jamón, distribuyendo bien por la área. Hay que ser espléndidos con el jamón a fin de que se vea después en el corte y se fortalezca un tanto el gusto del rollo.